BIENVENIDOS

Este es el blog de José María Alegre Barriga, profesor de Cultura Clásica en el IES Profesor Hernández Pacheco de Cáceres. El objetivo del mismo es recopilar en él los recursos didácticos utilizados en clase como complemento a la enseñanza de las asignaturas de Griego, Latín y Cultura Clásica.

viernes, 12 de junio de 2020

Denuo propinabimus.

Siempre tengo ganas de que llegue el final de curso. En realidad, siempre tengo ganas de que llegue el final de casi todo. Será porque la mayoría de las cosas que hago me las imponen sin consultarme, como este confinamiento estricto al que hemos sido sometidos durante casi dos meses. A ver, no es que esté todo el tiempo sufriendo, es simplemente que yo, si pudiera, estaría haciendo otras cosas que a estas alturas de mi vida considero mucho más provechosas para mí. Eso sí, una vez que me resigno a cumplir con mis obligaciones, disfruto incluso de mi trabajo. Y esto es posible gracias a mis alumnos. Durante estos últimos años tengo una suerte enorme al contar con alumnos que hacen mi día a día más llevadero: participativos, interesados, trabajadores, inteligentes, motivadores. Bueno, tampoco es que sean tan perfectos, también tienen sus malos momentos y a veces hay que trabajar duro. Pero, en general, entre todos conseguimos que las clases funcionen bien y que el clima sea el adecuado para que podamos aprender y disfrutar a la vez. Por eso, aunque yo, si por mí fuera, ya estaría plantando unas lechugas y echando de comer a unas gallinas, sigo feliz en mis clases, las que este trimestre nos ha robado el coronavirus. También en esta fase del curso tan extraña, en la que hemos sentido miedo, incertidumbre, desamparo y ansiedad, mis alumnos han colaborado siempre para que los vínculos, aunque ahora virtuales, se hayan mantenido intactos. No ha sido fácil y, en mi opinión, hemos tenido que trabajar, ellos y yo, mucho más que en las clases presenciales. Es difícil sustituir la cercanía, los gestos, la reciprocidad, la inmediatez, las sonrisas, el apoyo mutuo, las palabras de ánimo, la seguridad de la compañía, por la distancia y la frialdad de redes sociales, móviles y ordenadores. Siempre tengo ganas de que llegue el final de curso, pero este año mucho más.

Como siempre, a pesar de todo, también me pondré triste en la despedida y echaré de menos a unos alumnos con los que he pasado mucho tiempo en el aula y que todos los días con sus ganas de vivir me enseñan a aprovechar cada momento intensamente y me demuestran que también hay jóvenes responsables que garantizan un futuro mucho mejor para todos. Me acordaré de ellos, de la promoción del coronavirus, de los que no tuvieron acto de graduación ni pudieron disfrutar de una feria para liberar las tensiones del final de curso. Serán los de la EBAU con mascarilla. Supongo que todo lo que ha pasado también les habrá servido para madurar, para aprender a afrontar situaciones difíciles con entereza y sosiego. Pero no debería haber pasado. Por suerte, cuando el bendito olvido borre la crudeza de nuestra memoria, recordarán con una sonrisa aquel año en el que un virus nos confinó durante dos meses en casa e impidió que viésemos la representación de Áyax y Anfitrión en el teatro romano de Mérida.

Pero no todo fue malo. Me quedo con las canciones en latín, con los villancicos de estas navidades, ya tan lejanos, con el Resistiré del Dúo Dinámico transformado en Resistam eia! Me quedo, por encima de todo, con nuestro viaje a Grecia, con nuestros paseos entre las piedras que pisaron Diceópolis y su familia cuando acudieron a Atenas a ver los festivales de Dionisos, con la entrada a Micenas bajo la Puerta de los Leones y la visión del mar desde la ciudadela, allá a lo lejos; con la contemplación de la Acrópolis desde el Areópago, la declamación de Antígona que Rodrigo nos regaló en el imponente teatro de Epidauro, con las palabras enigmáticas del oráculo de Delfos y, como no, con las ensaladas, las musakas, dolmades y otras delicias de la gastronomía griega.

Sine cura, carissimi discipuli, porque, más pronto que tarde, como dice la canción de Lucía Gil que también hemos cantado en latín, denuo propinabimus.

Os dejo aquí este pequeño vídeo que recoge estímulos positivos para alegrar la despedida. Espero que os guste.



Mucho ánimo y buena suerte. Curate ut valeatis!



domingo, 26 de abril de 2020

La EBAU y el coronavirus.

Como consecuencia de la crisis provocada por la pandemia y para evitar el perjuicio que la suspensión de las clases puede haber causado a los alumnos de 2.º de bachillerato al haber quedado algunos de los contenidos de la EBAU sin ver en los dos primeros trimestres, se ha decidido modificar los criterios de evaluación y los modelos de examen para aumentar la optatividad y permitir a los alumnos adaptar mejor los exámenes a los contenidos trabajados en las clases.

En el caso de latín y de griego, los criterios de evaluación y los modelos de examen que finalmente se han concretado son los siguientes:

LATÍN.
Nuevos criterios de evaluación 2020.
Nuevo modelo de examen 2020.

GRIEGO.
Nuevos criterios de evaluación 2020.
Nuevo modelo de examen 2020.

En ambas materias los modelos de exámenes son muy parecidos, pero hay algunas diferencias que aclaramos a continuación.

El PRIMER BLOQUE del examen es el de los textos, con un valor de 5 puntos. El alumno debe elegir uno de los dos textos que se presentan.

El SEGUNDO BLOQUE es el de gramática y aquí hay algunas diferencias entre latín y griego.

En latín se han agrupado la morfología, la sintaxis y el léxico en un bloque que vale 3 puntos. El alumno puede elegir libremente tres de las seis cuestiones planteadas. Es decir, puede elegir dos preguntas de morfología y una de léxico, o dos de léxico y otra de sintaxis y así todas las combinaciones posibles independientemente del texto que se haya elegido para traducir.

En griego se ha agrupado en este segundo bloque sólo aquello que está en relación directa con los textos: la morfología y la sintaxis. Este segundo bloque en el examen de griego vale 2 puntos y plantea 4 preguntas, dos de morfología y dos de sintaxis. El alumno debe elegir libremente dos preguntas de las cuatro planteadas independientemente del texto que se haya elegido para traducir. Es decir, puede elegir una de morfología y otra de sintaxis del texto traducido, o una de morfología y otra de sintaxis del texto no traducido, o dos de morfología o dos de sintaxis.

El TERCER BLOQUE es el de literatura o literatura + léxico, porque en griego se incluye el léxico también.

En latín se presentan al alumno dos preguntas con dos opciones cada una. Una pregunta de desarrollo con el valor de 1,5 puntos, y otra de cuadros de relaciones con el valor de 0,5 punto. El bloque vale en total 2 puntos. El alumno debe elegir una opción de cada pregunta, es decir, debe elegir una pregunta de desarrollo (1,5 puntos) y un cuadro de relaciones (0,5 punto).

En griego este bloque además de la literatura incluye el léxico y vale 3 puntos. El alumno debe elegir libremente tres cuestiones de las seis planteadas: dos de léxico, dos de literatura de desarrollo y dos de cuadros de relaciones de literatura. Aquí todas las preguntas valen 1 punto. Fíjate que ahora en griego el cuadro de relaciones vale 1 punto y no 0,5 como en latín y como estaba establecido antes de estos nuevos modelos de examen.
Así pues, el alumno puede elegir dos preguntas de léxico y un cuadro de relaciones, o dos cuadros de relaciones y una de léxico, o una de literatura de desarrollo más una de léxico y una de cuadro de relaciones, etc.

Como veis, en los dos modelos se ha aumentado la optatividad y el alumno podrá adaptar más fácilmente el examen de EBAU a lo que haya trabajado en sus clases. Y luego, cada materia permite lo que permite. Por ejemplo, en latín el alumno puede no responder, si así lo desea, a las preguntas de morfología o de sintaxis o de léxico, pero obligatoriamente tiene que responder a una pregunta de literatura de desarrollo y a otra de literatura de cuadro de relaciones; en griego, por su parte, hay que hacer obligatoriamente morfología y sintaxis o sólo morfología o sólo sintaxis en el segundo bloque, y en el tercero puede el alumno evitar las preguntas de desarrollo de literatura o evitar las preguntas de léxico o las preguntas de cuadros de relaciones de literatura, si así lo desea.

En resumen, que se han facilitado bastante las cosas y que los alumnos pueden estar más que tranquilos, que es de lo que se trata en la situación tan excepcional en la que nos encontramos. Habrá que ir viendo el desarrollo de los acontecimientos y esperar que finalmente las pruebas de la EBAU puedan realizarse sin riesgos en las fechas previstas. De momento, seguimos trabajando con mucho ánimo.

Curate ut valeatis!