BIENVENIDOS

Este es el blog de José María Alegre Barriga, profesor de Cultura Clásica en el IES Profesor Hernández Pacheco de Cáceres. El objetivo del mismo es recopilar en él los recursos didácticos utilizados en clase como complemento a la enseñanza de las asignaturas de Griego, Latín y Cultura Clásica.

domingo, 14 de enero de 2018

El Monte Olimpo: las Grandes Dionisias en el siglo XXI.

El viernes 12 de enero se representó en los Teatros del Canal de Madrid la performance teatral de 24 horas de duración Monte Olimpo. Para glorificar el culto a la tragedia de Jan Fabre, una única función en la que el artista mezcla doce tragedias griegas con el objetivo de demostrar que es posible experimentar hoy la catarsis de la antigua tragedia griega.
Fue en Berlín donde el día de su estreno en 2015 el público bendijo la obra con 40 minutos de aplausos, a pesar de que asistió a un espectáculo atrevido con escenas de alto contenido sexual, una auténtica bacanal griega. Un día entero, con su día y su noche, debería ser una unidad de tiempo excesiva para una performance de danza-teatro. Pero el visionario Jan Fabre ha convertido la experiencia en una terapéutica inmersión en la condición humana que pasa en un abrir y cerrar de ojos y que ha sido muy bien acogida siempre que se ha representado.

La directora de los Teatros del Canal, Natalia Álvarez Simó, ha calificado a esta producción como “el evento del año”, explicando que las puertas del teatro se cerrarán para poner todo el espacio “a disposición del público”. “Habrá zonas de descanso, cafetería abierta 24 horas y personal para atender a los espectadores. Estamos todos con Monte Olimpo”, ha señalado. “La idea es la de lograr una catarsis como con las antiguas tragedias griegas, preguntarse si se podía lograr en el teatro actual”, ha indicado el artista belga, quien reconoce que desde el principio explicó a su compañía que no le “asustaba” la posibilidad de que el público se saliese del espectáculo. “No importa, porque es una necesidad que surge de hacerlo”, ha resaltado.

Con las 800 localidades de la Sala Roja agotadas desde el mes de junio, los aficionados al teatro que no posean entrada han de conformarse con ver las fotografías de representaciones previas de esta obra inspirada en la cara más oscura de la tragedia griega.
La mitología protagoniza este montaje en el que Fabre se interesa por diez indescifrables héroes griegos: Eteocles, Hécuba, Edipo, Fedra, Hipólito, Heracles, Agamenón, Orestes, Electra, Medea, Antígona y Ajax. Se recrea la fiesta de las Grandes Dionisias, el mayor festival dramático de la Antigüedad, en honor al dios Dionisos, donde se convocaba a tres poetas trágicos y, durante una jornada, desde el amanecer hasta el atardecer, cada uno debía representar cuatro obras: tres tragedias y, para concluir, un drama satírico.

Los actores interpretan actos impenetrables, hablan un lenguaje que se va sumiendo en dudas, silencios, estertores de muerte, vómitos o gritos silenciosos. Pero también hay amor y silencio. El momento de anagnórisis, de reconocimiento, nunca llega: este mundo del mito griego está dominado por la oscuridad, lo incomprensible, la violencia pura y el amor enfermo. Se despiertan y duermen sobre el escenario; los tramoyistas se despiertan y duermen en el escenario; los dramaturgos se despiertan y duermen en el escenario. El público se despierta y duerme en el teatro.

Recordaba en una entrevista Jan Fabre que cuando anunció el proyecto a sus productores le consideraron un loco, le dijeron que nadie se iba a quedar 24 horas en el teatro. El éxito que ha logrado con Monte Olimpo demuestra que, si se quiere, aún es posible arriesgar en el teatro. Y a veces, aunque parezca una paradoja, la novedad no consiste en la innovación, sino en volver a los orígenes primitivos del teatro, al punto de partida.





viernes, 22 de diciembre de 2017

El latín en Norba Caesarina.

https://photos.app.goo.gl/HmHJK8sS1GXqYvay1

De nuevo los alumnos de Humanidades de 1º de Bachillerato del IES Profesor Hernández Pacheco han paseado por las empedradas calles de la ciudad monumental de Cáceres para rastrear las huellas de la antigua ciudad romana de Norba Caesarina dispersas por el lienzo de la muralla y por los muros de algunos palacios. Este año han tenido que soportar las bajas temperaturas del mes de diciembre, pero como compensación han disfrutado de algunos de los belenes que se exponen al público en estas fechas y de unos dulces artesanos elaborados por las Jerónimas.

Desde la plaza mayor a la torre del Aver, la puerta de Mérida, el barrio de San Antonio, la puerta de Concejo o Arco del Cristo, los adarves, puerta del Socorro, plazuela del Socorro, palacio de Moctezuma, palacio de Carvajal, cuesta de Aldana, casa del Sol, calle de los Condes y Museo Provincial fueron algunos de los lugares por donde pasearon. Ahora saben que Cáceres tuvo su primer núcleo de población bajo las piedras de la ciudad monumental y que este fue romano, tal y como las excavaciones realizadas en el palacio de Mayoralgo han demostrado. También conocen y saben interpretar las inscripciones latinas incrustadas en los muros de los palacios y pueden señalar los sillares graníticos de la antigua ciudad romana sobre los que el tapial de los almohades se asentó. Ahora, por fin, conocen el barrio judío, la plazuela del Socorro o dónde está el famoso restaurante Atrio. 

Aquí pueden encontrar más información sobre Norba Caesarina.

Para contemplar algunas imágenes sobre la actividad pulse aquí.